Tendencias

Jugos con rábanos y sus propiedades

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Flickr
  • Seguir en Pinterest
  • Seguir en Instagram

El rábano es una hierba anual o bienal perteneciente a la familia de las crucíferas (Raphanus sativus).

Éste posee un tallo erguido y ramoso que alcanza hasta 80 cm de altura.  En cuanto a sus hojas, éstas son grandes, partidas en segmentos desiguales, de bordes dentados y sus  flores son blancas o violáceas, con venas oscuras.

La base del tallo y parte de la raíz están engrosadas formando un tubérculo globoso o alargado, de color rosa intenso, blanco o negruzco, según sean las variedades. Dicho tubérculo es comestible y de sabor picante.

El rábano se cultiva como planta alimenticia desde remotos tiempos. Existen registros que indican que los faraones egipcios los incluían diariamente, junto al ajo, el puerro, las cebollas y los pepinos, en las dietas de los varios cientos de miles de esclavos que construían para ellos sus imponentes pirámides.

 

Propiedades curativas del rábano

Los rábanos parecen ayudar a la digestión de los alimentos que contienen almidones (féculas), tales como los cereales y granos, las pastas, las papas y otros alimentos semejantes. Esto se debe, en parte, a la presencia de una enzima digestiva especial llamada diastasa, que se encuentra en grandes cantidades en el rábano.

El rábano también elimina los depósitos solidificados de grasa adherido a los tejidos del cuerpo.  Según un estudio realizado en Japón, se pudo  observar que una bebida vegetal hecha con zanahoria y rábano (1 cucharada de cada uno), añadidas a 2 tazas de agua con 7 gotas de salsa de soja (soy sauce), 1 cucharadita de jugo de limón y una pizca de alga marina kelp lograba ese propósito.

Igualmente, contienen sustancias llamadas isotocianatos, que al parecer pueden ayudar a prevenir el cáncer de dos maneras. La primera, cuando un elemento cancerígeno invade el organismo, los isotocianatos pueden intervenir rápidamente impidiendo un enlace molecular entre el organismo y el invasor. Si este primer intento falla y no consigue evitar que la sustancia intrusa se establezca, los isotocianatos pueden ayudar a suprimir el desarrollo del cáncer incipiente.

Los rábanos también contienen inhibidores de la proteasa, que podrían combatir el cáncer al suprimir su crecimiento. Todavía hay más sustancias atacantes del cáncer contenidas en los rábanos, como el kaempferol, los dithiolthiones y la vitamina C. Se cree que todos ellos tienen un efecto protector contra las sustancias cancerígenas.

Otra de sus propiedades benéficas consiste en que su consumo diario puede ayudar a hacer frente a la mastitis, que es una inflamación muy dolorosa que se produce en el seno de la mujer que amamanta.

Los rábanos pueden ayudar, además, al hígado.  a la expulsión de piedras en la vesícula y a la pronta curación de catarros, tos, infecciones en las amígdalas y bronquitis.

 

Recetas de jugos curativos con el rábano

 

Jugo con rábano para el hígado congestionado

Este jugo estimula la función biliar pues descongestiona y desintoxica el hígado, favoreciendo el vaciado de la bilis; protege la flora intestinal y evita estreñimiento.

Ingredientes

4 rábanos grandes

1 cucharadita de miel

 

Preparación

Extraer el jugo de los rábanos. Endulzar con la miel y beber al momento. Tomar 1 vaso antes de las comidas.

 

 

 

Jugo con rábano para el bocio

Ingredientes

150 gr de betabel o remolacha picado sin cáscara

300 gr de alcachofa

300 gr de brócoli

150 gr de rábano

 

Preparación

Extraer el jugo de los ingredientes y licuar por unos segundos. Colar y tomar al momento.  Tomar 1 vaso, 2 veces al día.

 

 

 

Jugo con rábano contra la bronquitis

Este jugo es excelente para combatir catarros bronquiales y afecciones del pecho. Tiene propiedades antibacteriales y desinfectantes; es diurético, alivia tos y dolor de garganta. Ayuda a disolver mucosidades y combate dolor reumático.

Ingredientes

1 zanahoria

2 rábanos

1 jugo de limón

 

Preparación

Extraer el jugo del limón.  Lavar y cortar en pedazos la zanahoria y los rábanos.  Colcoar los ingredientes en la licuadora. Mezclar perfectamente los ingredientes. Beber enseguida.  Tomar 2 vasos al día hasta lograr mejoría.

 

 

 

Jugo con rábano contra el catarro

Ingredientes

1 zanahoria

1 tallo de apio

3 rábanos

 

Preparación

Lavar y picar el apio, zanahoria y los rábanos. Licuar todos los ingredientes hasta integrar. Beber recién preparado.  Tomar 2 vasos al día hasta sentir alivio.

 

 

 

 

Jugo con rábano contra las infecciones en las amígdalas

Las infecciones en las amígdalas son provocadas por virus o bacterias. Pueden combatirse con un buen tratamiento naturista. Es recomendable evitar harinas, azúcares y aumentar el consumo de frutas y verduras crudas, así como los jugos curativos que sugerimos.

Ingredientes

1/4 de cebolla

2 zanahorias

3 rábanos

2 dientes de ajo pelados

1 rebanada de piña

 

Preparación

Cortar la piña en cubos, pasarla por el extractor de jugos junto con el resto de los ingredientes. Mezclarlos bien. Tomar un sorbo y enjuagar la boca, hacer gárgaras y escupe. Repetir tres veces. Después de un rato, se puede beber el resto del jugo despacio. Tomar hasta que desaparezca la infección.

 

 

Conozca también

Jugos curativos con la piña

Jugos para la amigdalitis

Cuáles utensilios se requieren para la preparación de los jugos y licuados

Consejos a la hora de elaborar jugos curativos

La sandia en el mundo de los jugos curativos

El tomate y sus jugos curativos

.

Remedios caseros y naturales

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*