Tendencias

Jugos para la cirrosis hepática

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Pinterest
  • Seguir en Instagram
jugos para la cirrosis hepática
La cirrosis es una enfermedad degenerativa crónica en la que existe una lesión de las células hepáticas normales, que son sustituidas por tejido cicatricial.

Las causas de la enfermedad hepática crónica son principalmente el alcoholismo y la hepatitis C.

Otras causas pueden ser la hepatitis B, el abuso de determinados medicamentos, la inflamación autoinmune del hígado, los trastornos del sistema biliar y los trastornos metabólicos del hierro y el cobre.

 

Alimentos para la cirrosis hepática

La terapia con zumos, considerada un complemento de la tratamiento médico, ayuda a que el hígado se desprenda de las toxinas del organismo.

 

Papaya y sus semillas de papaya

Remolacha

Alcachofa

Achicoria

Yogur

Avena

Soya

Propolis.

Brócoli

Para reforzar la función hepática y retrasar la progresión de la enfermedad, se recomiendan los siguientes jugos:

 

Recetas de jugos para la cirroris hepática

 

Jugo para la cirrosis hepática #1

Ingredientes

6 naranjas

7 remolacha

 

Preparación

Lavar, pelar y cortar las remolachas y colocar en la licuadora junto con el jugo extraído de las naranjas.  Licuar por unos instantes.  Tomar, sin colar, el jugos 1 vez al día.

 

 

 

Jugo para la cirrosis hepática #2

Ingredientes

1/2 tazón de remolachas picadas

1/2 tazón de zanahorias picadas

 

Preparación

Lavar y picar los ingredientes.  Colocar en la batidora y verter algo de agua.  Licuar por unos instantes. Ingerir todos los días en especial por la mañana.

 

 

 

Jugo para la cirrosis hepática #3

Ingredientes

1  mango picado

1 melocotón o durazno

1 rebanada de papaya

1/2 alcachofa partida en varios trozos

 

Preparación

Lavar y desmenuzar la alcachofa. Colocar con el resto de los ingredientes en la licuadora. Si se desea, se puede añadir algo de agua.  Licuar por unos instantes.  . Beber un vaso de este jugo a diario.  Es necesario señalar que su sablor es algo amargo, pero es alli justamente que radica su poder curativo para la cirrosis hepática..

 

 

 

Jugo para la cirrosis hepática  #4

Ingredientes

5 hojas de achicoria

1 remolacha o betabel

 

Preparación

Lavar y picar las hojas de ahicoria y la remolalcha y colocar en la licuadora junto con un poco de agua.  Licuar por unos instantes.  Beber un vaso de este jugo a diario.

 

 

 

Jugo para la cirrosis hepática  #5

Ingredientes

1 puñado de hojas de diente de león

5 hojas de alcachofa

1 rábano

 

Preparación

Lavar tanto las hojas de diente de león como la alcachofa y poner en la licuadora junto con el rábano picado.  Licuar por unos instantes.  Tomar 1 vaso todos los días.

Quizá te interese conocer

 

 

 

Recomendaciones

Evitar las toxinas hepáticas. Los pacientes con cirrosis no deben ingerir en absoluto alcohol. El alcohol acelera la insuficiencia hepática y provoca la muerte en las personas con cirrosis. Además, algunos medicamentos que se despachan sin receta médica, como el paracetamol, han de eliminarse ya que pueden resultar tóxicos en los pacientes con cirrosis.

Hacer comidas pequeñas. Para evitar una sobrecarga de trabajo al hígado, se recomiendan entre cinco y seis comidas pequeñas y ligeras a lo largo del día.

Eliminar los alimentos grasos, especialmente los que se preparan con grasas animales o aceites hidrogenados, y los alimentos precocinados. Este tipo de alimentos puede suponer demandas adicionales para el hígado.

Comer sólo proteínas magras (que no contengan grasas). Son preferibles las proteínas vegetales, como las que se encuentran en las legumbres y los cereales integrales. Es importante observar que no se debe consumir proteínas en exceso ni de forma reducida.  Si se ingiere de más, se produce un aumento en los niveles de amonio en la sangre, lo que da lugar a confusión mental y, en los casos graves, coma, pero si se reduce la ingesta de proteínas de forma drástica podría originar una deficiencia de proteínas y el consiguiente retraso del proceso de curación.

Aumentar el consumo de verduras cocinadas al vapor. Las verduras son fáciles de digerir, por lo que suponen menos trabajo para el hígado. Además, son una buena fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes que ayudan al hígado en su función de desintoxicación y curación.

Practicar ayuno de forma intermitente (siempre con aprobación previa del médico).

Tomar suplementos que mejoren la digestión, ayuden al hígado en su curación y eviten su lesión posterior. Entre ellos se encuentran enzimas pancreáticas, cardo mañano (Silybum marianum), agentes lipotrópicos, como vitamina Bg, vitamina B12, ácido fólico, colina y  betaína

 

 

Conozca también

Remedios para la cirrosis hepática

Remedios para el hígado graso

Remedios para la hepatitis

Remedios para la insuficiencia hepática

Jugos y licuados para las piedras en la vesícula

Recetas de jugos para limpiar el hígado

Jugos y batidos ricos en vitamina C

.

Remedios caseros y naturales

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*