Tendencias

¿Cómo hacer malta casera?

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Flickr
  • Seguir en Pinterest
  • Seguir en Instagram

La malta se elabora con cebada.  No es de extrañar que este grano de cereal tenga la reputación de ser el verdadero alimento de la fuerza. Hace algunos miles de años, los luchadores griegos comían cebada para mantener la fuerza y la resistencia.

Sus contemporáneos los llamaban “los comedores de cebada”.

En la época actual, los “comedores de cebada” disfrutan mucho degustando estas perlas masticables en sopas y guisos.

Pero la cebada también se usa como parte del muesli o en los cereales del desayuno, ademas de emplearse para rellenar pimientos o aves, y se hornea mezclada con setas y caldo de carne. De cualquier modo que se cocine, la cebada es buena, es un alimentos sano, especialmente cuando combate el colesterol alto.

Al igual que la avena, la cebada contiene fibra soluble -particularmente, betaglucanos- que puede ayudar a reducir el colesterol.

Media taza de cebada cocida contiene alrededor de 1,5 gramos de fibra soluble y otro tanto de fibra insoluble, aproximadamente la misma cantidad contenida en la harina de avena.

 

Cómo preparar malta casera

A continuación se presenta como elaborar de forma sencilla en casa::

En primer lugar, deja la cebada en remojo en agua templada durante doce horas, como mínimo.

Seguidamente, déjala dentro de un saco o paño poroso y que esté algo húmedo.

Ahora, deja la cebada sobre la encimera o una fuente o plato lo suficientemente grande para que no quede muy amontonada. La cebada debe permanecer entre 17°C y 20°C durante diez días.Además, de vez en cuando debes rociarla con agua templada pero sin empaparla. Si la temperatura pasa de 20°C, extiende la cebada formando una capa más amplia. Si baja de los 17°C, amontónala un poco.

Pasados los diez días, la cebada habrá alcanzado más o menos el doble de su tamaño. Entonces, hornea la cebada a temperatura mínima y con la puerta abierta para que entre aire y se seque más fácilmente.

Cuando esté bien seca, hornéala en el horno a temperatura moderada o tuéstala en la sartén.

Ahora, sólo queda molerla y ya tienes la malta idónea para preparar tus infusiones. Puedes añadir, por ejemplo, una cucharadita por cada taza de agua.

La bebida de malta tiene un sabor ligeramente amargo que puede no ser del agrado de todo el mundo. Para endulzarla, es recomendable que optes por un poco de miel. Es mejor no añadir azúcar porque así aprovechas las propiedades estomacales, diuréticas, tónicas y aperitivas de esta saludable bebida..:

 

Conozca también

Jugos curativos para combatir la caída del cabello

La sandia en el mundo de los jugos curativos

El tomate y sus jugos curativos

Consejos a la hora de elaborar jugos curativos

Cuáles utensilios se requieren para la preparación de los jugos y licuados

.

Remedios caseros y naturales

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*