Tendencias

Jugos para los hematomas, moretones y golpes

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Pinterest
  • Seguir en Instagram
jugos para las hematomas

El hematoma, cardenal o equimosis consiste en un cambio de color y un dolorimiento de la piel o de las membranas mucosas debido a la salida de sangre de un vaso sanguíneo lesionado en el interior de los tejidos.

Los cardenales cambian de color con el tiempo de un forma predecible, de manera que es posible estimar cuándo ocurrió la lesión por el color del cardenal.

Inicialmente, la equimosis es rojiza, el color de la sangre que se encuentra bajo la piel. Después de uno o dos días, los glóbulos rojos de la sangre empiezan a romperse y el cardenal se oscurece pasando a tener un color azulado o purpúreo.

Este evoluciona al verde aproximadamente a los seis días. Alrededor del octavo o noveno día, la piel de la zona del cardenal tiene un aspecto amarronado o amarillento, que disminuye gradualmente hacia el color de la piel normal.

Largos períodos de pie pueden provocar que la sangre contenida en un cardenal se difunda por los tejidos. Los cardenales están formados por pequeñas acumulaciones de sangre, de forma que la sangre en un lugar puede descender por gravedad y aparecer en otro sitio. Por ejemplo, un sangrado en la parte posterior del abdomen puede aparecer en la ingle; un sangrado en el muslo o en la rodilla puede abrirse paso hacia el tobillo.

Las personas sanas pueden presentar cardenales a partir de una lesión que no produce una herida o golpe en la piel. El ejercicio vigoroso también puede causar la presencia de cardenales debido a la existencia de pequeñas fisuras en las paredes de los vasos sanguíneos.

En el trastorno conocido como púrpura simple, existe una tendencia a presentar fácilmente equimosis debido a un aumento de la fragilidad de los vasos sanguíneos. Los hematomas también aparecen fácilmente en los ancianos debido a que la piel y los vasos sanguíneos tienen tendencia a ser más delgados y más frágiles con el envejecimiento, y existe un mayor uso de medicamentos que interfieren con el sistema de coagulación de la sangre. En el trastorno denominado púrpura senil, el anciano presenta cardenales por traumatismos mínimos, que pueden tardar dos meses en curar completamente.

La utilización de antiinflamatorios no esteroideos, como ibuprofeno o naproxeno, puede dar lugar a una mayor incidencia de equimosis. Acido acetilsalicílico, antidepresivos, medicamentos para el asma y corticoides también tienen este efecto. Los anticoagulantes, en particular la warfarina, pueden ser la causa de cardenales especialmente importantes. A veces, los hematomas están relacionados con enfermedades más graves.

Existen algunas enfermedades que causan un sangrado excesivo o un sangrado por traumatismos muy pequeños, que pueden tener consecuencias en las personas sanas.

Una tendencia anormal a sangrar puede deberse a un trastorno hereditario de la coagulación, prescripción de algunos medicamentos, enfermedades de la sangre, como la leucemia y aquellas que aumentan la fragilidad de los vasos sanguíneos. Si existen grandes zonas de cardenales o éstos se forman con mucha facilidad, puede tratarse de un problema que indica la existencia de otro más grave.

Otras causas que deben descartarse son enfermedad hepática, alcoholismo, adicción a drogas y síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida). Un hematoma que aparece alrededor del ombligo puede indicar la presencia de una hemorragia interna peligrosa. La equimosis detrás del oído, denominada signo de Battle, puede deberse a una fractura de cráneo, y cardenales progresivos pueden indicar la presencia de una enfermedad autoinmune.

Quizás te interese conocerRemedios para chupetones, chupones o sugilación

Los cardenales suelen ser un problema menor que no precisa un diagnóstico médico. Sin embargo, un cardenal importante que aparece sin causa aparente o en determinadas localizaciones puede requerir la evaluación por parte de un médico, que puede solicitar diversos análisis de sangre. Si la zona del cardenal se endurece puede ser necesario realizar una radiografía.

.

Alimentos para prevenir y curar los hematomas

La vitamina K favorece la coagulación normal de la sangre y, por lo tanto, puede ayudar a reducir la tendencia a presentar cardenales con facilidad. Las verduras de hoja verde, como alfalfa, bróculi, algas y aceites de hígado de pescado son fuentes dietéticas de vitamina K.

Otros alimentos recomendables son los que contienen bioflavonoides, como los arándanos. Pueden ayudar a reforzar el tejido conectivo, lo que disminuye la difusión de la sangre y la aparición de cardenales o hematomas.

Los alimentos ricos en cinc y vitamina C también son, también, recomendables para prevenir hematomas.

.

Recetas de jugos para los hematomas

Jugo para los hematomas #1
Ingredientes
6 zanahorias
3 brócoli pequeños

Preparación
Limpiar las zanahorias con el cepillo y cortar en tiras de 7 centímetros de largo. Si es necesario, cortar las flores y los tallos del brócoli. Pasar las hortalizas por la licuadora. Tomar una vez al día cuando recibe un golpe o cuando es propenso a la aparición de hematomas por el cuerpo.

Quizá te interese conocer remedios para los golpes en la cabeza en la niñez

.

Jugo para lps hematomas #2
Ingredientes
4 zanahorias
1 puñado de brotes de alfalfa
4 hojas de lechuga

Preparación
Limpiar las zanahorias con el cepillo y cortar en tiras de 6 centímetros de longitud. Envolver los brotes de alfalfa en las hojas de lechuga para introducir en la licuadora. Pasar todos los ingredientes por la licuadora y licuar por unos instantes.  Tomar un vez al día..

.

Jugo para los hematomas #3
Ingredientes
2 manzanas
1 taza de arándanos
1 racimo (120 gramos) de uva blanca

Preparación
Cortar las manzanas en rodajas finas y colocar en la licuadora junto con el resto de los ingredientes y licuar por unos instantes.  Tomar este jugo a diario.

Quizá te interese conocer

Conoce remedios caseros para los moretones

.

Jugo para los hematomas #4

Ingredientes
1 naranja grande
½ lima
¼ de taza de agua
1 rodaja de naranja para decorar

Preparación
Pelar y cortar  la naranja y la lima en  trozos.  Colocar en la licuadora y licuar por unos instantes.  Tomar sin colar, una vez al día.  Este jugo no sólo ayuda a prevenir las hematomas sino que también fortalece el sistema inmunológico..

.

Conozca también

 Remedios para los ojos morados o moretones en el ojos

Jugos para la hepatitis

Jugo para el hígado graso

Jugos y licuados para las piedras en la vesícula

Recetas de jugos para limpiar el hígado

Jugos y batidos ricos en vitamina C

Recetas de jugos con vitamina E

Jugos y licuados rios en vitamina K

.

Remedios caseros y naturales

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*