Tendencias

Jugos para la hernia discal o de disco

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
jugos para la hernia discal

La hernia discal es una rotura del cartílago fibroso (anillo fibroso) que forma el disco intervertebral. El anillo fibroso rodea una sustancia gelatinosa situada en el centro y denominada núcleo pulposo.

La presión de las vértebras superiores e inferiores puede ocasionar que el núcleo pulposo sea comprimido contra los lados del anillo. La presión constante hace que las fibras del anillo se rompan. En este momento, el núcleo es empujado hacia fuera y hace que el disco protruya en el sentido de la lesión. Este cuadro ocurre sobre todo en la región lumbar y se denomina hernia del núcleo pulposo, prolapso, rotura, desplazamiento o deslizamiento del disco.

La columna vertebral está formada por 24 vértebras que están unidas entre sí y permiten los movimientos hacia delante y atrás, así como la inclinación lateral y la rotación de la columna vertebral. Existen 7 vértebras cervicales, 12 torácicas y 5 lumbares. Entre cada una de las 24 vértebras existen discos intervertebrales y también entre la última vértebra lumbar y la base de la columna vertebral, que es un hueso denominado sacro.

La hernia discal afecta sobre todo a la región lumbar. Sin embargo, puede producirse también en la columna cervical. La incidencia de la hernia discal es más frecuente entre la quinta y la sexta vértebras cervicales. La segunda zona donde ocurre con más frecuencia la hernia discal cervical es entre la sexta y la séptima vértebras cervicales. La hernia discal es infrecuente en la zona torácica.

La edad más frecuente de aparición de la hernia discal es entre los 20 y los 45 años. Algunos estudios han demostrado que es más frecuente en hombres que en mujeres, con una proporción de 3 a 2. Las personas que permanecen largos períodos sentadas o las posturas de trabajo inclinadas hacia abajo suponen una mayor incidencia de hernia discal. Existe una clasificación de la patología del disco:

  • La protrusión se produce cuando el disco sobresale sin romper el anillo fibroso.
  • El prolapso tiene lugar cuando el núcleo pulposo empuja las fibras más externas del anillo fibroso pero no llega a romperlas.
  • La extrusión se produce cuando la capa externa del anillo fibroso se encuentra torsionada, y el material del núcleo penetra en el espacio epidural.
  • El secuestro ocurre cuando fragmentos del anillo pulposo o del núcleo pulposo se rompen y quedan libres en el interior del disco.

Causas y síntomas Cualquier presión forzada y directa sobre los discos puede empujarlos contra las fibras del anillo o al interior del canal intravertebral. La hernia discal puede producirse bruscamente al levantarse, hacer un movimiento de torsión o tras un traumatismo directo, pero con mayor frecuencia se produce a partir de sobrecargas de compresión constantes a lo largo del tiempo. Los síntomas pueden aparecer como consecuencia de un suceso único, pero a menudo el disco estaba lesionado o pro-truía previamente.

Dependiendo de la localización de la hernia, el núcleo puede presionar directamente sobre la médula espinal o las raíces nerviosas. Esta presión puede originar un dolor muy intenso por debajo de la hernia, en los brazos si es una hernia cervical y en las piernas si se trata de la región lumbar.

En la región lumbar, una hernia que presiona sobre las raíces nerviosas o la médula espinal puede causar debilidad, entumecimiento o problemas intestinales, vesicales o de la función

No queda claro si un disco herniado produce dolor por sí mismo sin presionar las estructuras neurológicas. Es probable que la irritación del disco o de las raíces nerviosas adyacentes produzca calambres, espasmos musculares y dolor en la región.

 

Alimentos para la hernia discal

La terapia con zumos, considerada un complemento de la tratamiento médico, ayuda a desinflamar la hernia discal y a reducir su dolor.  Algunos alimentos que pueden ayudar son

 

Frutas cítricas como la naranja, mandarina, toronja, etc.

Cúrcuma

Piña

Jengibre

Cebolla

Aceite de oliva

Aguacate

Papaya

Nueces

Sábila o aloe vera

A continuación algunos jugos para aliviar las hernias discales:

 

Recetas de jugos para la hernia discal

 

Jugo para la hernia discal #1

Ingredientes

1 rabanada de piña

1 toronja (su jugo)

1 cucharadita de jengibre en polvo

 

Preparación

Extraer el jugo de la toronja y colocar junto con la piña y un poco de agua en la licuadora. Licuar por unos instantes.  Verter en un vaso y espolvorear sobre el jugo y tomar a diario.

 

 

 

Jugo para la hernia discal #2

Ingrediente

1 taza de gel de aloe vera

2 rebanadas de papaya

1 cucharadita de curcuma

 

Preparación

Verter el gel de aloe vera en la licuadora junto con las rebanadas de papaya.  Licuar por unos instantes.  Verter en un vaso y luego añadir la cúrcuma.  Tomar una vez al día.

 

 

 

Jugo para la hernia discal #3

Ingredientes

1 taza de leche de soya

3 cucharadas de nueces

1 manzana

 

Preparación

Lavar y partir la manzana.  Colocar en la licuadora junto con las nueces y la leche de soya.  Licuar por unos instantes.  Tomar a diairo.

 

 

 

Jugo para la hernia discal  #4

Ingredientes

1/2 aguacate

1 cabeza de brócoli

1 cucharadita de aceite de oliva

 

Preparación

Partir por la mitad una aguacate y extraer su semilla.  Luego, colocar la pulpa de una mitad en la licuadora junto con la cabeza de brocoli, previamente lavada y licuar por unos instantes.  Luego, añadir el aceite de oliva.  Tomar 1 vaso de este jugo a diario.

 

 

 

 

Recomendaciones

Los ejercicios adecuados para reforzar la parte baja de la espalda y los músculos abdominales son claves para prevenir el exceso de tensión y las fuerzas de compresión sobre los discos lumbares. Una buena postura ayuda a prevenir problemas de los discos cervicales, torácicos y lumbares.

Un buen programa de flexibilidad es muy importante para evitar los espasmos musculares que causan un aumento de las fuerzas de compresión sobre los discos a cualquier nivel. Levantar pesos de forma adecuada es importante para todos los músculos y discos de una persona.

Hay que adoptar una buena postura al sentarse, al estar de pie y al estirarse. En ocasiones, es necesario perder peso para evitar la debilidad y la tensión innecesaria sobre los discos causada por la obesidad.

Los tratamientos alternativos, como quiropráctica, masaje terapéutico o acupuntura, pueden desempeñar un papel muy importante en la prevención de los problemas de hernia discal.

La utilización regular de estas técnicas puede mantener un tono muscular adecuado y reducir los efectos acumulados de la tensión postural que pueden causar el desarrollo de problemas discales.

 

 

Conozca también

Jugos para la hepatitis

Jugo para el hígado graso

Jugos y licuados para las piedras en la vesícula

Recetas de jugos para limpiar el hígado

Jugos y batidos ricos en vitamina C

Recetas de jugos con vitamina E

Jugos y licuados rios en vitamina K

.

Remedios caseros y naturales

.

.

.

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*