Tendencias

Jugos y licuados con avellana y sus propiedades

  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Flickr
  • Seguir en Pinterest
  • Seguir en Instagram
avellana

El avellano es un arbusto caduclfolio, perteneciente a la familia de las betuláceas, de origen europeo, que forma bosquecillos en los Pirineos y Alpes

Este arbusto alcanza entre tres y cinco metros de altura  Las flores masculinas reunidas en unos cordoncillos (amentos), se hallan separadas de las femeninas, que forman como unas yemas de las cuales salen los estigmas rojos.

Las flores masculinas aparecen en verano, cuando todavía están en el árbol los frutos, y esparcen el polen desde diciembre (época en que aparecen las flores femeninas) hasta la primavera. Prefiere los climas templados algo frescos y los suelos francos (bien aireados)

El fruto es la avellana la cual está contenida en una cáscara y rodeada por una funda que la encierra parcialmente.

Las ramas ahorquilladas de la avellana eran empleadas como «varitas de adivinación» para encontrar tesoros escondidos, menas valiosas y agua, y hoy en día siguen siendo usadas por los zahoríes. Según la leyenda irlandesa, la avellana era el fruto de la sabiduría y se utilizaba en meditación. En Inglaterra se colgaban en las casas para atraer la buena suerte y como símbolo de fertilidad.

En los países mediterráneos se han consumido en cantidades moderadas desde épocas antiguas (se cree que el aceite de avellana se extrajo por primera vez durante la Edad del Bronce). Frangelíco, un licor tradicional de avellana que se toma con hielo o en el café, fue desarrollado en el siglo XVII por unos monjes que vivían en el Plamonte, al norte de Italia.

 

Propiedades nutritivas de la avellana

Las avellanas son ricas en antloxidantes y una rica fuente de vitamina E. Contienen también vitamina C y cantidades menores de vitaminas del grupo B, esenciales para la formación de la sangre y la salud mental, especialmente en los niños, y de vitaminas K, A y folato.

Igualmente aportan minerales como el manganeso, cobre, magnesio, fósforo, hierro, potasio, zinc, calcio y selenio, además de los carotenoides fitonutrlentes luteína y zeaxantlna y fitoesteroles. No contienen sodio ni colesterol.

 

Propiedades curativas de la avellana

Debido a una combinación especial de aceite, fitonutrlentes y nutrientes, las avellanas protegen frente a las enfermedades cardiovasculares.

Su ácido olelco previene el aumento del colesterol en la sangre, mientras que el betasitosterol, también abundante, es un medio Iiportante de bajarlo y ayuda a prevenir los cánceres de mama y próstata.

El complemento en vitamina E de las avellanas significa que un consumo de sólo 25 o 30 gramos diarios cubre la cantidad diaria recomendada de esta vitamina.

Los frutos secos como la avellana resultan importantes para la salud de los huesos especialmente en la menopausia.

 

Jugos curativos con avellana

 

Leche de avellana para la osteoporosis #1

Ingredientes

50 gramos de avellanas crudas peladas

700 ml de agua fría

1 cucharadita de vainilla

sirope de manzana, de agave o miel al gusto

 

Preparación

Mezclamos el agua, las avellanas y la vainilla en la licuadora o con ayuda de una batidora durante cinco minutos.

 

Colar el líquido resultante con un colador de tela y guardarla en la nevera. Endulzar poco antes de servirla. Puede tomarse tanto fría como caliente.

 

 

 

Jugo con avellana para la osteoporosis #2

Ingredientes

1 vaso de leche

5 almendras peladas

1/2 plátano

Canela (opcional)

 

Preparación

Licuar la leche y el plátano, hasta obtener una consistencia suave; agregar las almendras. Servir y decorar con canela si así lo deseas.  Beber cada tercer día.

 

 

 

Bebida energética de avellanas

Ingredientes (1-2 porciones

1 taza de café, recién filtrado

Va de taza de crema para batir

1 cucharada de avellana

 

Preparación

Sirve el café en un tarro. Mezcla la crema con el licor de avellanas. Agrega la crema al café y sirve

 

 

 

Jugo con avellana para el colesterol

Ingredientes

20 fresas

150 ml de horchata de avellanas

30g de harina de algarroba (en dietéticas)

 

Prpearación

Primerolimpiar y licuar las fresas. Añadir la horchata y remover la mezcla hasta homogeneizarla. Guardar en el refrigerador durante 1/2 hora.

 

Sacar y decorar con el chocolate fundido. Poner nuevamente en la nevera hasta que el chocolate sea casi una corteza y servir bien frío.

 

Precauciones

No tomes avellanas si eres alérgico a los frutos secos en cualquiera de sus formas o si tienes diarrea.

No utilices aceite de avellana sin la dirección de un médico cualificado durante el embarazo y la lactancia o si padeces epilepsia, algún tipo de daño hepático o renal, o cáncer.

 

Vínculos patrocinados

 

Conozca también

Jugos curativos con la piña

La sandia en el mundo de los jugos curativos

El tomate y sus jugos curativos

.

Remedios caseros y naturales

Te puede interesar

consejos de belleza

alimentos saludables

Remedios y recetas de infusiones medicinales

trucos caseros

loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*